Tendencias del sector Financiero

15 octubre 2019 0 Por Nueveconsulting

El Sector Financiero se ha transformado claramente en los últimos años: nuevos productos, nuevos servicios, más exigencia normativa, concentración de entidades, nuevos actores y distintas formas de relacionarse con sus clientes entre otros aspectos.

Si nos centramos en las entidades estrictamente bancarias hemos pasado de más de 50 a una docena actualmente, si bien, la mayor parte de ellas tienen un rating superior al que han tenido en los últimos años, debido principalmente a la calidad crediticia actual, según las principales agencias de rating internacionales.

En general, la perspectiva en cuanto al sector financiero global es positiva, teniendo en cuenta el ciclo económico actual y las nuevas tendencias de mercado emergentes. Dentro de este clima de optimismo, me gustaría destacar las cinco tendencias más relevantes del sector financiero.

Financial Tecnology

Este primer punto hace referencia a la creación de nuevos players que intentan cubrir nichos de mercado en los que la banca tradicional no está bien posicionada, a través de nuevas formas de relación con el cliente, basadas principalmente en la tecnología.

Estas entidades buscan tener procesos más ágiles (modelos de decisión automatizados como la banca tradicional pero menos burocráticos) y criterios de riesgo más flexibles y estructuras de financiación más adhoc al cliente.

En el negocio Fintech, la mayor parte de las contrataciones provienen de la banca tradicional. Profesionales senior que conocen bien las estructuras de financiación y las necesidades de los clientes y ven la oportunidad de desarrollar sus carreras en el nuevo mundo de la financiación alternativa a particulares y empresas. El perfil emprendedor es un “must” para estos nuevos actores.

Inteligencia Artificial y Big Data

El sector financiero busca conocer mejor a su cliente, y una de las innovaciones tecnológicas que mejor permiten este objetivo es la ciencia del Big Data junto al desarrollo de la Inteligencia Artificial.

La cantidad masiva de información que se genera es interpretada para acercarse de forma más personalizada a cada cliente, diseñando productos adecuados para ellos.

Las herramientas facilitan el aprendizaje automático que se utiliza para asesorar mejor a los clientes e incluso de manera automática, como en el caso de los robo-Advisors, asesores financieros automáticos que en base a algoritmos pretenden limitar la parte de asesoramiento personal, buscando mayores rentabilidades con menor riesgo.

Los especialistas en Inteligencia Artificial y Big Data han sido muy solicitados desde hace tiempo en las entidades más grandes, pero desde hace más de 1 año, vemos que players más pequeños como gestoras, financieras de consumo y medios de pago entre otros, los demandan para dar apoyo en la estrategia comercial al negocio.

En estos casos, la formación es imprescindible: profesionales con titulaciones en ingeniería, matemáticas, estadística o física, complementadas con estudios de postgrado relacionados con las nuevas tecnologías y gestión de la información. En el caso de las habilidades, perfiles claramente analíticos.

Blockchain o cadena de bloques

Se trata de la tecnología más de moda últimamente, y se refiere a una nueva forma de llevar a cabo transacciones económicas de forma más rápida, más segura y más barata. La innovación de cadena de bloques ha sido creada para eliminar los intermediarios y dar acceso directo a la información, descentralizando así toda la gestión, que conlleva realizar algunas transacciones que, a día de hoy, se realizan entre entidades bancarias.

Su funcionamiento se basa en la emisión de criptomonedas como el bitcoin, y gracias a su uso ya no será necesario mantener un registro de todas las operaciones financieras, ya que éstas quedarán guardadas en una base de datos única.

De esta manera, los costes se reducen y el cliente asume un papel muy importante, el mismo que tenían antiguamente los bancos: llevar el control del proceso. 

Gracias a su desarrollo y la inclusión de nuevas startups en el mercado, el Blockchain se ha convertido en una de las áreas tecnológicas que más contrataciones realiza actualmente. Los perfiles solicitados pueden ser tanto profesionales de la programación, de arquitectura de hardware y software, como especialistas económico- financieros y otros más enfocados a los aspectos legales.

Digitalización VS Omnicanalidad

No podemos obviar la creciente digitalización en lo relacionado a la prestación de servicios y donde la banca no puede quedarse atrás. Las entidades financieras se han visto obligadas a apostar por la mejora de la experiencia del cliente con el objetivo de adaptarse a sus necesidades, especialmente en el público más joven que demanda el acceso a las operaciones en sus finanzas desde cualquier lugar del mundo y en cualquier momento.

La realidad es que está siendo un proceso arduo para todas las entidades a pesar de las grandes inversiones que se están llevando a cabo para ello. Aún existen muchos escollos que superar: la seguridad, los procesos y sobre todo el cambio cultural que supone no solo para los clientes, sino también para los empleados.

La digitalización debe ir de la mano de la gestión del cambio a nivel interno y caminar un paso por delante del cambio cultural a nivel cliente.

Necesidad de regulación

Por último, y no siendo un nuevo modelo de negocio, si es una nueva forma de prestar servicios más regulada.

Todas estas nuevas formas de prestar servicios financieros, nuevos productos junto con los errores cometidos en el pasado han obligado a las entidades regulatorias internacionales y locales a crear un nuevo marco, mucho más estricto y complejo que el anterior.

Como principal consecuencia, los bancos deben ser más estrictos en cuanto a la formación de sus profesionales y mucho más transparentes con sus clientes para que comprendan el funcionamiento de los nuevos servicios y productos junto con sus riesgos, adecuando estos al perfil de cada cliente.

Como ha quedado expuesto, la industria financiera se mantiene muy activa, surgen nuevos actores y nuevas oportunidades. Los perfiles tradicionales se reinventan y siguen siendo requeridos, tanto en front, middle y back office. Sin embrago, las actuales tendencias generan también distintas necesidades y nuevos perfiles, como el caso del Big Data o el Blockchain que antes no existían y que serán cubiertos en muchos casos por los nuevos profesionales del sector. ¿Qué será lo siguiente?